Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

En estas últimas semanas hemos estado hablando de algunos temas importantes en la Iglesia como la existencia de Dios y el propósito de la vida. Y ahora me hablamos sobre el sufrimiento y el dolor. Y lo que estas por leer no es aquello que tenía originalmente planeado escribir.

Muchas veces cosas suceden en nuestra vida que no son planeadas y son inesperadas. Como un familiar que es una persona llena de sabiduría y compasión. Y de repente todo cambia en la vida de esta persona ya sea enfermedad, muerte de un ser querido, perdida de trabajo, etc. Todo cambia en nuestra de un minuto a otro, causando gran dolor y sufrimiento.

Pero la pregunta es, ¿por qué Dios permite el dolor y el sufrimiento? La realidad es que no se por completo la respuesta a esta pregunta. Pero te puedo decir con certeza que Dios no causa dolor y sufrimiento. Dios tiene el control, Él nos ama y nos permite tomar decisiones. Él permite que cada uno, incluso aquellos que no lo aman, tomen decisiones propias. ¿Porque es que una persona que va manejando no se percata del semáforo en rojo? Y existen muchos porqués y preguntas, más de las que podemos contar. Y algunas de esas preguntas nunca tendrán una respuesta. Pero con confianza sé que:

•Dios no causa dolor.
•Dios no nos abandona, pero nos ayuda en nuestro dolor.
•Dios ha estado allí; Él entiende tu dolor.

Filipenses 4:6-7 nos dice que oremos acerca de todo y “la paz que sobrepasa todo entendimiento cuidara de sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.” Y te puedo asegurar que esta paz es una realidad ya que la he experimentado.

Romanos 8:26 nos dice que el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad y que incluso si no sabemos cómo o que orar el “Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras.”

Ahora, se que esto suena ridículo o incluso increíble. Y es completamente increíble si lo vez fuera de Dios. Cosas como esta simplemente no suceden.

No me malinterpreten esto no es un arco iris o un unicornio. Es doloroso y apesta. El dolor que se experimenta y el tormento que pasas es más de lo que uno puede soportar. Las luchas emocionales y físicas que tenemos delante de nosotros van a ser enormes. Pero yo sé que Dios no nos llevará a través de ellas.

Existe un versículo que se me ha venido a la mente conforme escribía esto y fue Juan 11:35, el versículo más corto de la Biblia, “Jesús lloró.” Puedo escucharlos decir “¿Y eso qué?” A lo mejor piensas que estoy loco al usar este versículo. Y la verdad que pensé en otros pero este seguía resonando en mi cabeza. “Jesús lloró.” Me acordé de la historia en la Biblia. Ese verso es durante un tiempo cuando el amigo de Jesús Lázaro había muerto. Sus hermanas, María y Marta estaban llorando delante de Jesús en su dolor, ya que sólo habían enterrado a su hermano unos días antes. Y la respuesta de nuestro Salvador fue llorar. Lloró porque Él nos ama y odia vernos en el dolor. Lloró porque Él nos creó para buenas obras y quiere que experimentemos estas bendiciones y buenas obras. Lloró porque en su gran y maravillosa misericordia, Él quiere que seamos como originalmente Dios creó al hombre en el jardín. Él desea que seamos justos y santos, en relación perfecta con Él en el paraíso. De esto se trata la vida con Dios. Hacer lo que Él nos ha llamado a hacer, amarlo y amar a los demás.

Dios no es la causa dolor y el sufrimiento. No sé por qué parece que el Él permite algunos sufrimientos y otros no; claramente hay situaciones que nos salva de circunstancias. Pero sí sé esto, Romanos 8:28 dice que “Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito.”

En ocasiones no entendemos porque suceden las cosas. No conocemos plenamente y puede que nunca lo logremos entender como esto afectara a muchas personas. Pero sé que el amor de Dios es como una brújula en medio de la tormenta. Y Dios traerá personas a tu vida atreves de esta circunstancia a la cual podrás tocar, que a lo mejor de otra manera no podrías haberlo hecho. Pero si solo una de esas personas que llegan a tu vida conoce a Dios, todo valdrá la pena. Y personalmente estaría dispuesto a atravesar dicha circunstancia otra vez.

Alabemos a Dios, aun cuando parezca que va en contra de nuestros planes. Dejemos que Él nos utiliza para el bien. Para eso has sido creado.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.