Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

(Un sermón de Jack Cottrell Octubre 2014)
ESCRITO POR DR. JACK COTTRELL. TRADUCIDO POR ARELY FUENTES. NOTAS AGREGADAS POR EL TRADUCTOR HAN SIDO MARCADAS CON (*).

INTRODUCCIÓN.

Todos sabemos de villanos como: Darth Vader, Hannibal Lecter, Freddy Krueger, Godzilla, el Guasón, el Pingüino-para nombrar unos pocos ficticios. En la vida real que podríamos nombrar a Stalin, Hitler, Idi Amin, Pol Pot y Sadam Hussein. Sin embargo, el peor villano de todos es la MUERTE!

El evento de la muerte se puede definir de forma sencilla y brevemente como la pérdida de la vida. Como estado, la muerte es simplemente la ausencia de vida (donde la vida es el estado normal). Es un estado de separación de la fuente de la vida. Hablamos de una batería que ha perdido su vida o poder diciendo que ha muerto. Un cable eléctrico que está conectado a su fuente de energía es un cable vivo.

En la Biblia hay tres tipos de muerte que se aplica a los seres humanos. Uno de ellos es la muerte espiritual, que es el estado del no creyente, del pecador no regenerado cuya alma está muerta para Dios. Este estado se describe en Efesios 2:1,5 “… ustedes estaban muertos en sus transgresiones y pecados… estábamos muertos en pecados.” Véase Colosenses 2:13 también. La segunda forma de la muerte es la muerte física, lo que ocurre en el momento en que el alma o el espíritu sale del cuerpo. Como dice Santiago 2:26, “El cuerpo sin espíritu está muerto.” El último y más devastador tipo de muerte es la muerte eterna, en la que existen tanto el cuerpo y el alma en un estado de separación de Dios para siempre (Mat. 10:28). Apocalipsis 20:14: “Este lago de fuego es la segunda muerte.” Apocalipsis 21:8 dice que los pecadores están condenados a “el lago de fuego que arde con azufre. Esta es la segunda muerte.” Ver también 2 Tesalonicenses 1:9.

¿Por qué deberíamos pensar en la muerte? ¡Porque de esto se trata nuestra salvación! ¡Jesús vino a salvarnos de este enemigo! Él nos dice en Juan 10:10: “He venido para que tengan vida.” Lo que sigue a continuación, son primero las MALAS NOTICIAS y finalmente las BUENAS NOTICIAS.

I. LAS MALAS NOTICIAS: LA MUERTE ES NUESTRO ENEMIGO.

¿Por qué decimos esto? ¿Por qué debemos pensar en la muerte como nuestro enemigo? Lo decimos por cinco razones. En primer lugar, la muerte es nuestro enemigo, porque es contrario a nuestra NATURALEZA. Los seres humanos fueron creados para vivir eternamente. Génesis 2:7-9 nos dice que cuando Dios creó al primer hombre, Adán, sopló en la nariz del hombre “el aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente.” Entonces él lo puso en el jardín del Edén, en medio de la cual estaba “el árbol de la vida.” Esto demuestra que, en contra de la teoría de la evolución, los seres humanos no estaban destinados a morir. No hay tal cosa como la muerte por “causas naturales.” La muerte humana no es natural. Incluso la vejez no es natural.

La segunda razón por la cual la muerte es nuestro enemigo es porque es el resultado del PECADO. Toda la raza humana muere físicamente a causa del pecado de Adán y Eva. En Génesis 2:17 Dios advirtió a nuestros primeros padres no comer del otro árbol en el Jardín del Edén, “el árbol de la ciencia del bien y del mal.” Dios dijo: “En el día que de él comas, ciertamente morirás.” Y esta pena de muerte no se refiere sólo a Adán. Romanos 5:12 dice, “el pecado entró en el mundo por un hombre y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron” -en Adán. 1 Cor. 15:22 lo resume todo: “En Adán todos mueren.”

La muerte no viene sólo del pecado de Adán, sino también del pecado personal. En Romanos 1 y 2, Pablo afirma que todos los seres humanos son pecadores. En el capítulo uno, después de nombrar a una larga lista de pecados, en el versículo 32 declara que los que pecan “conocen el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte.” A continuación, afirma en Romanos 6:23, “La paga del pecado es muerte” y en Romanos 8:10: “El cuerpo está muerto a causa del pecado.” Santiago 1:15 añade: “Cuando el pecado se logra engendra la muerte.” 1 Corintios 15:56 dice: “…el aguijón de la muerte es el pecado.”

La tercera razón por la cual la muerte es nuestro enemigo es porque reina como un REY extranjero que ha usurpado el poder sobre toda la tierra. En Romanos 5:14, 17, hablando sobre el efecto del pecado de Adán, Pablo usa el verbo Griego basileuō que significa “reinar como rey.” Él dice: “REINO la muerte desde Adán hasta Moisés, aun,” sobre los niños pequeños. “Por la transgresión de uno solo REINO la muerte. Aquí la muerte es personificada como un tirano que tiene a todos bajo su poder. Controla la forma en que nos acercamos a la vida como tal. La vida se convierte en sólo el esfuerzo para evitar o retrasar la muerte. Considere nuestra preocupación por el cuidado de la salud y la seguridad. En 2014, el 28,5% de nuestro presupuesto federal se ha dedicado a gastos de atención médica.

Aquí hay una cuarta razón por la cual la muerte es nuestro enemigo: es una herramienta de SATANAS. Hebreos 2:14-15 dice: “por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.” Satanás y sus demonios dedican la mayor parte de su energía tratando de llevarnos a el pecado, que como sabemos conduce a la pena de muerte. Por lo tanto somos esclavos del miedo a la muerte hasta que se nos consume, por la razón mencionada en el punto siguiente.

De hecho, y por último, la muerte es un enemigo, ya que es la puerta al JUICIO FINAL, como Hebreos 9:27 dice: “Está establecido que los hombres mueran una sola vez, y después de esto el juicio.” Esta es una razón principal por la que muchos viven en miedo a la muerte, no tanto a causa de la muerte en sí, sino por lo que sabemos que hay más allá.

! No es de extrañar que odiamos la muerte tanto! ¡No es de extrañar que tratamos de ponerlo retrasarlo el mayor tiempo posible! ¡No es de extrañar, a medida que nos acercamos más y más a él, nos sentimos cada vez más obsesionado por el miedo y el terror! ¡La muerte es nuestro enemigo! PERO – este no es el final de la historia. Hay más – y es una ¡buena noticia!

II. LAS BUENAS NOTICIAS: ¡LA MUERTE ES UN ENEMIGO DERROTADO!

La muerte no es sólo NUESTRO enemigo; ¡también es el enemigo de DIOS! ¡Esta es una buena noticia! Aunque Dios mismo impuso la pena de muerte sobre nosotros, esto no era su deseo más profundo. ¡Desde el principio, Dios planeó enfrentar personalmente este enemigo y destruirlo! ¡Es por esto que Dios se hizo hombre en la persona de Jesucristo! Jesús vino como el SUPERHEROE a enfrentar y vencer al villano que ha asolado a la creación de Dios. Este fue el propósito de su muerte y resurrección. Ver Hebreos 2:14-15.

Aquí está el resultado final: ¡Jesús ha derrotado al enemigo, la muerte! Una palabra que resume Jesús obra: ¡VICTORIA! La victoria sobre todos sus enemigos, y los nuestros: ¡el pecado, la muerte y el diablo! Todos estos villanos fueron derrotados por nuestro superhéroe, ¡Jesucristo! En 2 Timoteo 1:10 el propósito de Dios “ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio.”Mi fantasía es que si Jesús viviera entre nosotros hoy, los únicos zapatos que usaría serían ¡NIKE! Porque la palabra Griega que significa “victoria” es nike (pronunciado NEE-kay).
Esta es la esencia de la buena noticia: por causa de Jesús, si tú eres un cristiano, la muerte ha sido, está siendo, y será derrotada en TU vida. Este es el caso de los tres tipos de muerte. En primer lugar, la muerte espiritual ya ha sido derrotada en ti. En su bautismo resucitaste de entre los muertos: Dios, “estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo” (Ef. 2:5). Colosenses 2:12-13 dice específicamente: “Habiendo sido sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios. . . .Os dio vida juntamente con él” Has “pasado de muerte a vida” (1 Juan 3:14; ver Juan 5:24).

En segundo lugar, también es cierto que la muerte eterna – condenación al infierno, el lago de fuego – ya ha sido derrotada por ti – por ¡Jesús! En tu bautismo te fueron perdonados; y justificados por la sangre de Jesús (Hechos 2:38; Rom. 5:9). Romanos 8:1: “Por lo tanto, no hay ahora condenación para los que están en Cristo Jesús” Ser justificado significa que el juez está diciendo, ” ¡NO PENA POR TI! ¡No hay condenación para ti! ¡Ningún infierno para ti!” Mientras continuemos confiando en la muerte salvadora de Jesús, la muerte eterna del lago de fuego no está en nuestro futuro.

Pero ¿qué pasa con la tercera forma de la muerte, la muerte física? Todavía tenemos que morir físicamente. ¿Eso quiere decir que la muerte gana después de todo? ¡No! Considere esto: nuestro súper héroe, Jesús, murió y fue sepultado. ¿Era el final de él? ¿Le ganó la muerte a Jesús, después de todo? ¡NO! Jesús murió, pero la muerte no tiene la última palabra, sino la VIDA.

En la mañana de la resurrección, Jesús, nuestro súper héroe derrotó al villano de la muerte. Él salió de su tumba ¡Luchó contra el enemigo la muerte, y ganó! Él dio el golpe de muerte a la muerte misma, Apocalipsis 1:17-18 anuncia su victoria: “No temas. Yo soy el primero y el último, 18 el que vive. Estuve muerto, pero vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.”

Esta victoria sobre la muerte también será nuestra. Cuando Jesús regrese, habrá una resurrección de los muertos. (Véase 1 Corintios 15:25-26). Nuestra esperanza segura es declarada en 1 Corintios 15:52-57 “en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta, porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles y nosotros seremos transformados,3 pues es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción y que esto mortal se vista de inmortalidad…entonces se cumplirá la palabra que está escrita: ‘Sorbida es la muerte en victoria.’ ¿Dónde está, muerte, tu aguijón? ¿Dónde, sepulcro, tu victoria?… Pero gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.” Como Apocalipsis 21:4 promete en el cielo “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá más muerte.”

En conclusión, ¿cómo vamos a enfrentarnos a nuestra futura muerte? Este es mi consejo: siéntete libre de ODIARLO. Siéntase libre para afrontarlo con renuencia, tristeza y luto. Pero ¡NO LE TENGAS MIEDO! La muerte es un enemigo DERROTADO. Declaro David “Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento” (Salmo 23:4). ¡Enfrentamos a este enemigo con Jesús de nuestro lado!

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.